Wings (Cinemaware) (1990)

caja

La Gran Guerra es un periodo lleno de romanticismo e increíbles historias, en especial en las fuerzas aéreas, usadas por primera vez en un conflicto a gran escala.

Robert y Phillis Jacob de Cinemaware, dos adictos a las historias clásicas, decidieron tomar como partida las vidas de estos primerizos pilotos de aviación, para plasmarlo en “Wings”, uno de sus mejores juegos.

A los Jacob, siempre les gustaron las películas clásicas y para inspirarse en Wings, tomaron como base, casi literalmente, el clásico “Wings”. de 1927, un drama bélico mudo, con casi idénticos planos y puesta en escena que algunas de las fases del juego.
Tomemos por ejemplo, las misiones aéreas, que ocupan la mayoría del juego.
Así se representan en la versión de Amiga:

Wings04

Y así lo vemos en la película original, con meneo de bufanda y todo.

wingsmovie

Pero más allá de esta evidente inspiración, Wings es un juego único en el catálogo de Cinemaware. Único porque es un arcade 100% y porque tiene, a pesar de esto, uno de los argumentos más elaborados (y realistas) de la historia de la compañía.

Wings01

Wings no es un juego en el que ganemos o perdamos, ya que hagamos lo que hagamos en el, la linea temporal de la acción, que empieza en Marzo del 1916, con nuestra llegada al destacamento 56, y termina el día del Armisticio en Noviembre de 1918.
Si nos matan, podremos crear otro piloto y ganarnos nuestras “Alas” para volar con los aliados, pero nunca empezaremos desde la primera fecha, sino que continuaremos en la misma fecha en el que piloto anterior murió.
Si logramos gran cantidad de misiones con muertes contabilizadas del enemigo (creerlo o no, también existían estos “rankings” en la guerra), ascenderemos y podremos ampliar nuestras habilidades.

Wings06
Estas habilidades (que elegimos al crear cada piloto), nos harán mejor piloto (el avión gira más rápido), artillero (mayor facilidad para dar al blanco) y la más importante, por lo menos para mi, mecánico (desbloquea más rápido los atascos en la ametralladora montada).

He mencionado antes las “Alas”, que son nuestro “Carnet” para conducir los aviones de combate. Para ganarlas, tendremos que superar una de las tres pruebas aleatorias a las que se nos someten, que representan los tres tipos de juego disponibles en Wings: Bombardeo, Patrulla Aérea y Ataque Terrestre.

Una vez ganadas las “Alas”, procederemos a abrir nuestro diario, que a lo largo del juego, nos va narrando las cosas que suceden en la guerra, nuestras hazañas, miedos, tristezas y alegrías.
El texto de este, merecería una novela a parte, y considero un crimen, no leerlo o saltárselo a golpe de “clic”, sin el, Wings no sería más que un arcade resultón.

Wings09
De todos los tipos de misiones, la estrella, son sin duda, las misiones de patrulla.
Desarrolladas en 3D, cada uno de ellas tiene un objetivo distinto, y son suficientemente variadas, para no aburrirnos nunca. Desde ataques a escuadrones enemigos, a dirigibles, globos de vigilancia, escoltas aéreas.. o el vernos las caras con el mismísimo Barón Rojo, son algunas de las muestras de estas épicas misiones, que podremos afrontar volando solos o en escuadrón.

Lo mejor de esto, es que nuestros compañeros, no están de “adorno”, y pueden sacarnos las castañas del fuego en más de una ocasión, o incluso salvarnos la vida.
Los controles del avión son tremendamente simples, no sólo porque sea un avión de la Primera Guerra, ya que los cinco juegos con aviones de esta época que aparecieron en el mismo año, eran mucho más complicados de manejar que este.
El motor, simple, pero resultón
El motor, simple, pero resultón
¿Es algo malo?, en absoluto, ya que nos permite concentrarnos en la acción, y sentir en nuestras propias carnes lo que sucede en el cielo.
Las cuatro direcciones y el botón de disparo, son más que suficientes para pasárselo “teta”, siempre teniendo en cuenta estas cosas:
1- La ametralladora puede encasquillarse si le metemos mucha caña.
2- Ni se os ocurra hacer loopings o acrobacias complicadas, ¡No llevamos un Harrier, leñe!.
3- Si subimos el avión muy alto, corremos el riesgo de que se nos cale por el frío.
4- Nuestro avión es extremadamente frágil, unas pocas balas del contrario, nos harán añicos
También, como no, contamos con varias vistas, ideales para localizar a los enemigos más escurridizos o a nuestros compañeros de misión.
Pero, un avión de esta época, no tenía radares, ni siquiera una radio para comunicarnos con tierra, por suerte, tenemos un ojo de lince, y el piloto que controlamos, girará la cabeza en la dirección donde se encuentre “Fritz”.
Si tenemos mala pata de ser impactados por el enemigo de manera indirecta, siempre podemos intentar un aterrizaje forzoso y salvar la vida, aunque por desgracia, es algo que no se puede intentar en todos los casos.
Wings14
Estas misiones, son las más numerosas, pero en Wings, hay dos tipos más asignaciones, y nos son nada aburridas tampoco.
Las misiones de bombardeo, pues son, lo que el nombre indica. Con vista cenital, deberemos lanzar las bombas al llegar a los objetivos que previamente nos indican en el mapa. No habrá segundas oportunidades, ni bombas extras. O acertamos, o nos vamos a casa.
Al volar cerca del suelo, nuestro mayor enemigo serán las defensas antiaéreas, ¿os suena fácil?, pues seguro que si os cuento que una ametralladora de tierra acabó con la vida del famoso Barón Rojo, las tomaréis con mayor respeto, ¿no?.
Wings13

Parecidas a las misiones de bombardeo, son sin duda las que implican el ataque directo a las fuerzas terrestres. Como si fuera un shooter, pero en isométrico, aquí tenemos que aniquilar, sí o sí, unos objetivos primarios, y si nos sobra tiempo podemos borrar la lista de los secundarios.
En estas misiones, como si de la guerra se tratara, tenemos terminantemente prohibido disparar a los camiones de la Cruz Roja, hacerlo, sería un crimen de guerra, y nuestra misión será declarada como fallida.

Wings10

Cientos de variadas misiones nos esperaban repartidas en los tres tipos de juego, con una banda sonora épica, al nivel que uno espera de un juego de Cinemaware. Nivel que se mantenía en los espectaculares efectos de sonido y los gráficos del juego.

La música, brillantemente compuesta, nos trasladaba a los pasajes de la historia, y desde su presentación, acompañando al primer vuelo de los Hermanos Wright, se torna épica.
La banda sonora enmudece durante las misiones, para aportar más realismo y tensión a estas. En ellas, las balas silbando a nuestro alrededor, las bombas y nuestra ametralladora lanzando plomo ponen todo lo necesario para meternos de lleno en este combate a vida o muerte.

Wings03

¿Tenía algo negativo?, pues gráficamente, la parte que ha envejecido peor, es la de las misiones de patrulla. El motor, que ya en su tiempo era bastante lento, se ve completamente anticuado, para jugar a velocidad óptima, lo mejor que podemos hacer es cargarlo en un A1200 sin ampliaciones ni aceleradoras, así lograremos una velocidad óptima.
Cierto es, que la velocidad de los aviones apenas alcanzaba los 150 KMH, pero aun así no se movía como debería.

Galería de Pantallas

7 pensamientos en “Wings (Cinemaware) (1990)”

    1. Cualquiera de las versiones es una maravilla, incluido el remake para PC del año pasado. Quizás el más flojillo es el Wings 2 de SNES.
      En el blog tienes un artículo hablando de todas, aquí sólo puse la parte de Amiga.

Habla ahora.. ¡o calla para siempre!