Desolate (Vulcan Software) (1999)

Desarrollado por Vulcan Software, esta explosiva mezcla de plataformas con matamarcianos y una pizca de puzzle, destinado en exclusiva a ser un producto en CD-ROM, desapareció del mapa cuando la empresa canceló todos sus proyectos de Amiga.

Estéticamente, cuando vimos las pantallas todos nos acordamos de Gods de los Bitmap Brothers, pero a juzgar por la descripción del juego que he podido encontrar en un CD de Vulcan, Desolate tenía un desarrollo más variado y un argumento bastante interesante, esto es lo que figura en el CD.

Historia

Con la Tierra agonizando, se inició el proyecto “Desolate”, que implicó el envío de bio-androides y máquinas de cultivo para al planeta Levarian para construir plantas  de Terraformación Atmosférica (TAP) que permitirían que el planeta fuera habitable para la población restante de la Tierra.
Varias horas antes de cambiar activar la planta de TAP,  la comunicación con Levarian cesó, y el último informe recibido desde el planeta, sugiere una posible invasión extraterrestre. La Tierra ya fue evacuada, pero el viaje a Levarian podría ser inútil, ya que nunca se llegaron a activar las máquinas.
Para solucionar esta situación, se empezó a trabajar en un Cyborg armado con las armas más modernas e Inteligencia Artificial Bi-lineal. La única esperanza de la Humanidad, reside en la capacidad del Cyborg para acabar con los agresores alienígenas extranjeros y reiniciar la planta antes de que la nave con los humanos llegue al planeta.

El destino de la Humanidad está en tus manos.

Características (algunas son verdaderamente extrañas) :

  1. 12 Gigantescos Mundos Fondos con Scroll Parallax Suave Anti-Shock
  2. Complejos Puzzles Ambientales
  3. Control de Robot y Máquina
  4. Soberbia Animación del Protagonista
  5. Voz Digitalizada
  6. 4 Tipos de Armas Con Accesorios
  7. Más de 30 Monstruosos Enemigos
  8. Sonido en Stereo 3D
  9. Intro en 3D

 

Noticia en Amigamania

2 pensamientos en “Desolate (Vulcan Software) (1999)”

Habla ahora.. ¡o calla para siempre!